Fruela el arrogante

─Cof cof cof. ─Arrodillado sobre una roca tosía bajo la atenta mirada femenina ─. Deberías haberme dejado ─su voz destilaba rabia y amargura.

─El ahogamiento no es fin digno de Fruela el arrogante.

─¡Tú no lo entiendes!

─Llevas la palabra traición escrita en la frente desde que llegaste. Dejarse morir es de cobardes. ─Durante unos segundos él la observó, parecía que iba a estallar su ira.

─Dicen que tienes en vez de piernas cola de pescado. Mentían. ¿Qué o quién eres?

─Gobierno sobre el mar y la tempestad, conozco el destino de los hombres y determino la prosperidad de los pescadores. Lo soy todo y no soy nada. ─Permite que unos segundos de silencio se interpongan entre ellos ─. ¿Ves el horizonte? Vendrán por allí; primero arrasarán las poblaciones costeras y luego se adentrarán en la tierra. Yérguete sobre tus ruinas. Una vez condenaste a cientos de almas, vive con las consecuencias de tu decisión y no permitas que vuelva a suceder. Sólo Fruela el arrogante puede interponerse entre el enemigo y la vida.

─Yo no soy un héroe ─dijo mirando al mar. Cuando volvió la vista ella había desaparecido. En el lugar que había ocupado reposaba un talismán hecho con conchas para recordarle su pasado y mostrarle el camino hacia el futuro.

Error

default userpic
When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.